BIENVENIDO A COCINA Y VINO!

Crema de leche... ¿para montar o cocinar?

Muchas de las recetas que se preparan diariamente, desde las más sencillas hasta las más complejas, tienen entre sus ingredientes la crema de leche. Esta sustancia grasa, también conocida como nata, se obtiene al dejar en reposo la leche recién ordeñada y es la base de cualquier cantidad de platos, ya sean postres o principales.

Sin embargo, lo que parece solucionarse con una visita al supermercado se complica al ver que la receta dice “crema de leche para montar” o “nata para cocinar”. ¿Es indiferente una de la otra? La respuesta es negativa. La nata o crema de leche se clasifica de acuerdo a su contenido graso y cada una tiene un uso distinto.

En primer lugar está la crema de leche fresca. Tiene una textura ligera y líquida, con un composición grasa entre un 15 y 18%. Le sigue la nata ligera-espesa, con un 18 a 23 % de materia grasa. Estos dos tipos son ideales para cocinar salsas que acompañan las carnes o pastas, pero no sirven para montar. Se recurre a ellas cuando se desea reducir las calorías de un plato que puede ser elaborado igualmente con los otros tipos de cremas de leche más grasas. 

La crema de leche para montar tiene un contenido de 30 a 40% de grasas, mientras que la nata doble tiene hasta un 48%. Ambas sirven para ser montadas y utilizadas en repostería, ya que su mayor contenido en grasas las hace más espesa. La diferencia entre estos tipos reside en la consistencia que adquieren después de batirlas, siendo ésta mayor cuanta más composición grasa contenga. 

La crema de leche extra espesa. Debido a que la materia grasa ronda el 50 0 55% de su composición, su textura es como la de una manteca, por lo cual es ideal para untar. Y el último tipo es la nata agria, a la cual se le agregan microorganismos para fermentarla y hacerla más ácida. Su sabor agrio resulta perfecto para guisos y salsas y es muy apreciado en la comida mediterránea.

Además hay que tener en cuenta que muchos de estos tipos de crema de leche tiene el agregado de que suelen ser UHT o esterilizadas. La primera pasa por un proceso de eliminación de gérmenes antes de ser envasada, mientras que la segunda pasa por este proceso después de ser envasada. Esto extiende la fecha de caducidad de la crema de leche o nata casi hasta los 12 meses.

comments
Artículos relacionados
Sopas
Esta sopa de guisantes tiene un color brillante, la receta es de muy sencilla ejecución.
Principales
Un delicioso plato en el que el delicado sabor del salmón se complementa con una suave y untuosa crema blanca
Sopas
Una deliciosa sopa con lo mejor de la calabaza para que la disfrutes en donde quieras
Cocina
Disfruta de una mañana a la venezolana, con un giro sofisticado
Bebidas no alcohólicas
Cacao y cafe se unen para deleitar nuestro paladar en esta rico brebaje delicioso en todos los sentidos
Artículos del Autor
Tapas y pasapalos
Una sencilla receta de un aperitivo que deleitara a todos los comensales
Noticias
Organizado por Creativa, el Salón de manualidades, labores y bellas artes español, será un espacio dedicado a la cocina...
Noticias
La Fundacion para la Investigacion del Vino y Nutricion colabora en el Diploma de Sumiller de la Escuela Superior de Hoteleria
Noticias
El ciclo "La cultura del vino" muestra, a traves de las artes, todo sobre el vino espanol
Especiales
Descubre como los japoneses adaptaron este famoso plato a su cocina tan extravagante

@Cocinayvino

Receta de Pata e grillo, paso a paso de este plato larense