Auguste Escoffier apostaba por un balance adecuado y sin excesos, es decir, los sabores apropiados.

Su filosofía se basaba en dar más importancia a las presentaciones con apariencia simple pero con buen gusto. De ahí, la tendencia de lo que pudiera en la actualidad se conoce como “platos gourmet”.

En el año 1902 publicó su primer libro, Le Guide culinaire (La Guía Culinaria). Lo escribió junto a Philéas Gilbert y Émile Fetu, el cual contenía alrededor de unas 5.000 recetas y guarniciones. También incluía técnicas para preparaciones de fondos, salsas básicas y masas.

Otros aportes bibliográficos que dejó como huella fueron Le Livre des menus (1912) y Ma cuisine (Mi Cocina) (1934). El cuaderno de notas del gourmet (1911), La ayuda-memoria culinaria (1919), también se mencionan entre sus obras. Así como también el Larousse gastronomique.

Auguste Escoffier elaboró la primera carta de un restaurante y el número de platos por menú.

Fue uno de los pioneros en crear normas para la manipulación e higiene de los alimentos; simplificó el trabajo en la cocina a través de brigada.

Para el mismo Auguste Escoffier, más que libros, tales aportes eran una herramienta de trabajo para la cocina.

Hoy, donde nació Escoffier, en Villeneuve-Loubet (Francia) existe un museo de arte culinario en la calle que lleva su nombre. Allí preservan recuerdos de su vida, que le confieren el título de rey de los chefs y el chef de los reyes.

Comments

comments