Usar los cubiertos de la forma correcta es el dolor de cabeza para quienes no son muy dados a este hábito.

Dudas como ¿cuál cuchillo, tenedor o cucharilla tomar primero? ¿Cuál será el apropiado para cada plato?, son las más comunes.

Lo importante es recordar que este tipo de incidentes no es constante, sino en situaciones específicas, como cenas formales.

Las piezas principales que no pueden faltar en una cubertería son cuchara, tenedor, cuchillo y cubiertos de postre.

Primero que nada, hay que respetar la manera de sentarse correctamente, sin apoyar los codos y antebrazos en la mesa.

Seguido a ello, poner atención en los cubiertos presentados, los cuales tendrán un orden y función cada uno. La explicación es sencilla: los que se encuentran hacia afuera son los primeros que se deben usar. De ahí, se avanza uno a uno con dirección al plato.

Hay que tener en cuenta que los tenedores siempre estarán al lado izquierdo del comensal y con los dientes o puntas hacia arriba.

Asimismo, los cuchillos se encontrarán al lado derecho del comensal y deben colocarse con el filo hacia adentro. Acá las cucharas también juegan un papel importante. Estas se podrán apreciar a la derecha del último cuchillo y deberán estar con la concavidad hacia arriba.

Esto quiere decir que la cuchara será el primer cubierto a tomar, considerando que las entradas comúnmente son presentaciones líquidas.

Otra cuchara a considerarse es la de postres. Normalmente deberá estar ubicada entre el plato y las copas.

Acá se hace un paréntesis para recordar que hay que tener en cuenta el uso de las copas. En general se estilan tres tipos, una para agua, otra para vino blanco y otra para el vino tinto.

En cuanto al material de los cubiertos, se recomienda que sean, preferiblemente, de acero inoxidable.

Comments

comments