Distinto de verano

En plena calle de Manuela Malasaña, en Madrid, existe una bebida por la que todos mueren. El Distinto de Verano, una versión modificada del clásico tinto de verano, propio del local 80 Grados, se ha convertido en un ícono por el que muchos vuelven al lugar, incluso, aunque eso signifique hacer largas filas de espera para entrar en el establecimiento.

Desde 2010, el espacio se ha convertido en un imprescindible para comenzar la noche madrileña con una buena tapa y una bebida diferente, y es habitual conseguir cola para encontrar mesa, o se hace necesario reservar con anticipación. José Manuel Vidal y Óscar García, propietarios y chefs de 80 Grados, lideran este proyecto que atrae masas con un concepto de alta cocina en miniatura o, como ellos le llaman, “talla xs”.

Una estancia diferente

Los platos convergen en una idea divertida, alejada de lo tradicional, en la que probar distintas tapas de muy alta calidad es el centro. Estas se convierten en la combinación perfecta para el predilecto: el Distinto de Verano. Un tartar de salmón con gazpacho de mango o unas croquetas de txipirón en su tinta pueden resultar los acompañantes ideales.

También son recomendables el falso risotto de gambas y albóndigas de pollo y los ñoquis cremosos en salsa de setas. Aunque el menú varía, algunos favoritos se mantienen.

García ha señalado en otras ocasiones que una de sus mayores preocupaciones es que 80 Grados “esté vivo, sea cambiante y se amolde a los gustos de los clientes”, por eso cada mes cambian tres tapas del menú, lo que hace que el cliente no se aburra de una carta pequeña pero diferente.

La clave del Distinto

Limón para el ceviche

Vino, limón, hielo. La base del trago es la tradicional. Sus dueños no han querido contar el secreto, sin embargo uno de los encargados de sala dijo a Cocina y Vino que la clave está en la combinación de los elementos y en la espuma hecha con limón y huevo. El Distinto de Verano separa sus ingredientes de forma que puedes tomarlo por partes o combinarlo en la mesa.

En otros restaurantes han querido repetir la fórmula sin éxito. Pero los dueños de la receta original se han adelantado y, en 2015, al ver el éxito, patentaron el nombre de esta bebida con carácter fresco y ligero, que se ha convertido en la favorita de todo el que llega a 80 Grados.

 

@Patifini

Comments

comments