Existen lugares donde ofrecen diversos tipos de limpia paladar, para mayor comodidad del comensal cuando cambia de alimentos.

El propósito de estas pequeñas porciones es eliminar un sabor del paladar para dar la bienvenida a otro bocado nuevo.

Mayormente estas se presentan entre los entornos que acompañan la comida principal o bien sea, en un plato aparte.

Tales tipos de limpia paladar se consiguen tanto líquidos como sólidos.

Por ejemplo, comer galletas de soda sirve para alcanzar el objetivo que se quiere, de limpiar el paladar. Ya se trate de sabores picantes, amargos, dulces o grasos, esta técnica es eficaz.

Uno que no puede faltar es el sorbete de limón. Este se basa en un postre a base de agua, clara de huevo, azúcar y licor.

Según expertos, esta combinación es una de las opciones más apropiadas para quitar de la boca los sabores. Este es uno de los más comunes y populares.

Otra que se menciona es el jengibre encurtido. Algunas culturas lo incluyen en rebanadas para eliminar los sabores y pasar a la siguiente pieza. Rebanarlo y conservarlo en vinagre de arroz, azúcar y sal es una forma de tenerlo listo y a la mano.

Comments

comments