Yokocho
Omoide Yokocho

Japón posee una gastronomía rica y sumamente variada. Para muestra de ello la pequeña constelación de estrellas Michelin que posee en su haber y que lo consagran como el país con más iluminarias del mundo. Pero su variedad  culinaria no queda allí; en medio de las bulliciosas calles de Tokio se encuentran los yokocho con una oferta gastronómica un poco más alejada del olimpo de las estrellas y más atada a la realidad de la cocina tradicional japonesa.

Los yokocho son una suerte de veredas muy angostas con pequeños restaurantes de lado a lado.

El bullicio urbano parece esfumarse al adentrarnos en estas callejuelas, que parecen trasladarnos a una ciudad distinta y alejada de todo el modernismo de Tokio. Aunque existen muchas de estas calles y sus estilos van desde los más tradicionales hasta algunos más modernos, existen algunas cosas en común: calles muy angostas, sembradas de establecimientos con un encanto muy particular, donde se puede degustar una auténtica comida nipona.

Entre la oferta gastronómica de los yokocho podemos encontrar ramen, soba, sushi, yakitori y kushiyaki. Muchos restaurantes consisten simplemente en un mostrador con varios bancos, mientras que otros tienen un par de mesas.

Yokochos populares para visitar

La variedad de estas calles es muy amplia, solo basta caminar un poco por Tokio para toparnos con alguna de estas veredas. Sin embargo, he aquí una lista con los yokochos más populares de Japón.

Omoide Yokocho

Su traducción literal es “callejón del recuerdo”. Y es que su nombre cae como anillo al dedo. Los aproximadamente 60 establecimientos que posee conservan la estructura que tenían después de la Segunda Guerra Mundial, fecha en la que se fundó este yokocho. Es común ver, a final del día, cómo decenas de ejecutivos acuden a estos pequeños restaurantes después de una jornada laboral.

Amazake

Esta calle alcanza, aproximadamente, unos 400 metros de longitud. Su nombre significa “la calle del sake dulce” y se debe a la tienda Amazake que marcaba la entrada del callejón a principios del período Meiji (1868–1912). Hoy en día se sirve amazake en las licorerías japonesas y confiterías que se suceden en la callejuela, lo que la convierte en un lugar popular para los paseantes que buscan sentir el shitamachi.

Shibuya

Con solo entrar en “el callejón de los borrachos” la mente se aleja del bullicio y el ajetreo de Shibuya. Este pequeño y silencioso rincón de la ciudad, salvo por el murmullo al fondo de los trenes de la línea Yamanote, es como un parque temático del período Showa para los jóvenes; para las generaciones mayores, es un lugar para viajar en el tiempo a su juventud. Dispone de varios bares con los populares pinchos de pollo y es un lugar perfecto para relajarse bebiendo algo.

Kurobei

Kurobei Yokocho presenta un ambiente elegante rodeado de paredes negras. Al caer la noche se llena de vida, a diferencia de cualquier otro espacio dentro de una estación de tren. Los restaurantes, que sirven una variedad de cocinas, son lugares para el relax de los adultos. El callejón está a solo un minuto a pie de la estación Tokyo.

Yurakucho

En esta calle se dan gusto quienes tienen placeres exóticos, pues ahora posee una nueva modalidad de Yokochu: el Sanchoku Inshokugai, o calle de restaurantes de granja; esta nueva tendencia apela a lo que nosotros conocemos como farm to table. Aquí se sirven platos locales que utilizan ingredientes raramente encontrados en Tokio. Las regiones presentadas son Hokkaido, Iwate, Nagano, Shizuoka y Kumamoto. Es un lugar que le recomendamos si le apetece comer algo fuera de lo común.

Comments

comments