dorilocos
Vía eluniversal.com.mx

En México no todo es tacos, chilaquiles o tamales. También hay inventos muy peculiares y esta vez no se trata de su pasión por los chapulines. No. El pasapalo o botana en cuestión es conocido como Dorilocos, una rara combinación de golosinas, salsas y otros productos que suelen vender como tentempié callejeros en sitios populares en el país azteca. Su nombre deriva, precisamente, de los conocidos Doritos, base de dicha preparación. También los conocen como Tostilocos, por la otra chuchería similar llamada Tostitos.

Dicen que tienen más de 15 años de creados, pero, todavía, los mexicanos no se han puesto de acuerdo sobre quién los inventó. Algunos aseguran que fue en Monterrey, otros en Tijuana, y uno que otro guanajuatense también se acredita la invención. Lo cierto es que se comen en varios estados, incluida la capital, y gustan a comensales de todas las edades. A pesar de ser más populares entre los niños, a quienes les agradan más este tipo de travesuras, muchos jóvenes y adultos los comen con entusiasmo y ganas de recordar tiempos pasados.

¿Cómo se preparan?

dorilocos

Los doriloqueros, nombre que se les da a los dueños de los puestos y carritos que venden esta comida, abren la bolsa de Doritos de forma horizontal. La usan como una especie de canastita y, sobre los nachos, colocan todo tipo de ingredientes. Entre los más populares están los cueritos, que son tiritas de piel de cerdo encurtidas, maní japonés, bastoncitos de jícama, pepino, zanahoria rallada, jugo de limón, chile en polvo, pico de gallo, tamarindo y hasta gomitas de osito. La combinación es sumamente extraña, pero quienes la han probado la describen como una experiencia de sabores de todo tipo que, al final, termina por ser bastante rica y hasta adictiva.

dorilocos
Vía yelo.com

Luego de colocarles esos toppings, agregan diferentes tipos de salsas picantes para darles un toque jugoso y calentón. El sabor de los nachos puede ser el del gusto del comensal. No necesariamente tienen que ser de queso o naturales. Al consumidor le dan un tenedor para que se lleve poco a poco cada ingrediente a la boca y deguste su manjar callejero.

¿Probaría usted un Dorilocos?

También le puede interesar: Cómo infusionar licores correctamente

 

Comments

comments