Pía León

No en vano se dice que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer. El afamado chef peruano Virgilio Martínez goza de la mejor compañía detrás de los fogones: su esposa. Pía León ha sido también, aunque quizás menos reconocida, parte del innegable éxito del exquisito restaurante limeño, Central.

Apasionada desde siempre

Pía León
Vïa: lamula.pe

La peruana, de 31 años, se califica como una entusiasta perenne del buen gusto. Sus experiencias gastronómicas comenzaron hace una década, cuando se paseaba por las cocinas del Hotel Ritz de Nueva York, lugar donde comenzó a foguearse en una actividad más dinámica y exigente de la profesión.

Varias vueltas al sol pasaron y León agrandó su lista de vivencias en distintos establecimientos de talla internacional, incluyendo el prestigioso Celler de Can Roca. Posteriormente, regresó a su natal Perú para hacerse cargo del local Astrid & Gaston, del reconocido chef Gastón Acurio, en Lima.

Durante aquel tiempo, tras estar lo suficientemente formada con los ingredientes y utensilios, se encontraba hambrienta de nuevos retos. Un día, en el año 2009, un amigo le dio el anunció de que se abriría un nuevo restaurante, comandado por Virgilio Martínez. Pía rápidamente se puso en contacto con el cocinero, cuando aún ni siquiera estaba abierto el lugar. Al respecto del encuentro, rememora que fue rápido, de apenas unos 15 minutos, y culminó con un “yo te llamo”, por parte de su futuro esposo.

El calendario corría, pasaron dos meses y su teléfono no sonaba, por lo que decidió insistir. Ante su espíritu persistente, Martínez no tuvo más que darle la oportunidad de formar parte de su equipo, una decisión que les cambiaría la vida.

En la unión está la fuerza

Pía León

León comenzó sus andanzas en Central, organizando los anaqueles de más de 200 especias con las que trabajaba Virgilio. Comenta que si bien tenía ya experiencia en las artes culinarias, para ella fue un desafío enfrentarse a nuevos roles. “No sé todo, pero tengo las ganas de aprender”, le comentaba en aquel entonces al chef.

Los meses pasaron y la peruana se fue afianzando dentro del lugar. La confianza llegó a tal punto, que era la encargada del restaurante cada vez que Martínez tenía otros compromisos laborales.

“Virgilio es una persona buena, paciente, te enseña muchísimo. Como persona y profesional he aprendido un montón, y no solo en cocina, sino también en salón, hay que complementarlo. La experiencia en Central no es solo comer rico, es pasarla bien desde que te abren la puerta”, comenta Pía León.

En cuanto a su carácter adquirido en el rol de jefa de cocina, ha explicado entre risas que se le cataloga de generala. “No soy tranquila, me gusta la adrenalina de un servicio lleno, me encanta. Con los chicos no es que sea mala, sino que simplemente hay que poner orden”.

Finalmente lo que era simplemente un gran equipo de trabajo con una química de envidiable se transformó en algo más. En 2013 la pareja de cocineros contrajo matrimonio, lo cual parece haber sido la idea más apropiada para sus carreras. Desde aquel momento, Central se ubicó en el primer lugar entre 2014 y 2016 en la lista de Latin America’s 50 Best Restaurants y es el número seis del mundo para 2018 según Restaurant.

Las ambiciones de Pía León

Pía León

A pesar de los múltiples éxitos junto a su pareja, pues poseen varios restaurantes, quería dar un paso más. A mediados de 2018 abrió al mundo su propio hogar gastronómico: Kjolle.

En poco tiempo, su establecimiento se ganó críticas positivas por parte de los conocedores. Aquí la propuesta se califica de “menos estructurada” y cuenta con “con una degustación de siete platos y un menú a la carta con ingredientes de Perú”. En la revista Restaurant se señala que, si bien el lugar posee la marca personal de León, “no hay duda de que los platos en Kjolle llevan el sello distintivo que la cocinera desarrolló durante muchos años en Central”. Por otro lado, destacan la ambientación del lugar, con una iluminación atractiva y carácter relajado y acogedor.

Su talento de manera individual no ha pasado desapercibido. Tras años demostrando su valía, fue reconocida como la mejor chef de Latinoamérica para el 2018. “Me gusta investigar y probar cosas nuevas, ver qué se puede hacer, eso me encanta”, indica para describir su esencia.

Pía León y su historia demuestran que la motivación personal, y compartir con la persona amada, pueden ser la clave para lograr grandes cosas.

También le puede interesar: Jacob Jan Boerma, “desde el suelo hasta la mesa”

Comments

comments