Costillas de cerdo al ajillo

La carne de cerdo es un manjar sin duda, pero las costillas resultan ser una debilidad para muchas personas. La gran variedad que ofrece para prepararlas resulta tentador a la hora de cocinar, en esta oportunidad le mostraremos como realizar unas costillas de cerdo al ajillo, para que sorprenda a todos cuando decida realizar una cena o almuerzo. No dejarán de hablar de su creación sabrosa.

Costillas de cerdo al ajillo

Ingredientes

  • 800 gramos de costillas de cerdo troceadas
  • 10 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Unos granos de pimientas (para la maceración)
  • 50 mililitro de vino blanco
  • 100 mililitros de aceite de oliva virgen

Preparación

  • Pele los dientes de ajo y pique en láminas.
  • Luego en un bol salpimiente los trozos de costilla. Adobe luego con pimienta negra en grano, recuerde que es para la maceración, eche una pizca de perejil fresco, la hoja de laurel, 50 mililitros de aceite de oliva virgen, la ralladura de un limón, el jugo de medio limón y el ajo laminado. Deje así por doce horas o de un día para otro.
  • En una cazuela ponga el aceite sobrante a calentar. Cuando esté caliente eche las costillas con el macerado. No lo agregue de golpe porque pudiera salpicar aceite.
  • Cocine a fuego medio, pero muy pendiente para que no se quemen. La idea es que los ajos queden caramelizados y sirvan de aromatizante. La costilla debe quedar bien frita, se puede tardar 15 o 20 minutos aproximadamente.
  • Cuando vea que la carne está lista agregue el vino. Siga cocinando la carne hasta que el vino se haya reducido casi por completo.
  • Una vez logrado la reducción, sirva caliente con un poco de perejil por encima, para darle color a su preparación.

¡Buen apetito!

También le puede interesar: Deliciosas tiras de carne empanizada 

Comments

comments