Pan de remolacha

Dale color y sabor a tu comida con este esponjoso pan de remolacha, ideal para preparar un sándwich de merienda o desayuno o unas hamburguesas diferentes.

Pan de remolacha

Ingredientes

  • 2 remolachas crudas medianas
  • 100 ml de leche entera
  • 500 g de harina de pan fuerte
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 30 g de azúcar en polvo
  • 7 g de levadura seca
  • 5 huevos medianos
  • 150 g de mantequilla sin sal muy suave, en cubos
  • ½ cucharada de semillas de sésamo negro

Preparación

  • Precaliente el horno a 200 ° C. Envuelva las remolachas en papel de aluminio y colóquelas en el horno sobre una bandeja pequeña para asar. Hornee durante una hora y 15 minutos, hasta que estén suaves. Una vez que estén cocidas, déjelas enfriar, luego quíteles la piel y córtelas. Colóquelas en un procesador de alimentos pequeño y bátalas hasta que quede una mezcla suave.
  • Coloque la leche en una olla pequeña y caliente hasta que se sienta tibia.
  • Ponga la harina en el tazón de un mezclador independiente equipado con un gancho de masa. Ponga la sal y el azúcar en un lado del tazón y la levadura en el otro lado. Agregue la leche tibia, la remolacha en puré y 4 huevos. Mezcle a baja velocidad durante dos minutos, luego a velocidad media durante ocho minutos. Poco a poco agregue la mantequilla en cubos y mezcle por otros cinco minutos, asegurándose de raspar el bol para que quede todo bien mezclado. La masa se sentirá suave pero no demasiado pegajosa.
  • Lleve la masa a un tazón grande ligeramente engrasado y cubra con papel film transparente. Deje que se levante, durante 1-2 horas, en un lugar cálido pero no demasiado caliente, ya que la mantequilla en la masa comenzará a derretirse y la hará demasiado suave. Si comienza a ser demasiado suave, puede colocarla en la nevera para reafirmar.
  • Una vez duplicado su tamaño, extienda en una superficie ligeramente enharinada y amase ligeramente para eliminar el aire. Divida en 8 piezas iguales (cada bola debe pesar aproximadamente 140 g) y luego póngalas sobre una bandeja grande para hornear forrada con papel encerado, asegurándose de que estén bien separadas. Cubra sin apretar con papel film transparente y deje reposar durante aproximadamente 30 minutos, hasta que inflen un poco.
  • Bata el huevo restante y pinte con él la parte superior de los panes, luego, espolvoree con las semillas de sésamo negro. Hornee durante 25 minutos, hasta que los panes estén dorados por fuera y se sientan esponjosos. Deje que se enfríen en una rejilla antes de rellenarlos con sus ingredientes favoritos.

También puede interesarte: Pan de plátano, para desayuno y merienda

Comments

comments