corvina

La corvina es uno de los pescados blancos más ricos y accesibles que hay en el mercado. Su sabor es muy agradable y se puede preparar de muchas formas. Por lo general, le van bien los tonos ácidos y los sabores bien acentuados, como la cebolla o el ajo. Mientras más jugosa esté, mejor. Por eso, esta preparación es de una corvina al vino blanco, lo que le da un toque sumamente especial y la convierte un estupendo platillo. Se puede acompañar con unas papas o vegetales salteados, así como con una ensalada verde.

Corvina al vino blanco

Ingredientes (para 3 personas)

  • 600 gramos de filetes de corvina
  • 1 cebolla morada
  • Harina de trigo para cubrir
  • 1 taza de vino blanco
  • 2 ramas de perejil finamente picado
  • Sal y pimienta recién molida al gusto
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo machacados

corvina

Preparación

  • Colocar el aceite de oliva en una sartén, preferiblemente antiadherente porque las pieles de los pescados tienden a pegarse. También se puede retirar la piel. Calentar a fuego medio. Sofreír la cebolla morada con el ajo hasta dorar, sin dejar que se quemen.
  • Cortar los filetes en pequeños medallones y sazonar con sal y pimienta. Pasarlos por harina e introducirlos a la sartén para que se doren bien. Dejar que un lado adquiera color y voltearlo para que se cocine del otro. Incorporar el vino blanco y el perejil. Dejar reducir el vino por 3 minutos y retirar del fuego. Servir caliente.

También le puede interesar: Pesto de culantro, una invención sin igual

Comments

comments