babette

El cine tiene grandes cintas en lo que al ámbito gastronómico se refiere. A pesar de que las películas y programas de cocina están de moda, las historias alrededor de una mesa son de buen recibimiento desde hace varias décadas.

Antes de Un viaje de diez metros o Ratatouille, existió un maravilloso filme que deslumbró a todo el mundo. Mostró las bellezas de la cocina francesa con la perfecta excusa de contar una historia fascinante. Se trata de El festín de Babette, una producción danesa que narra la historia de una sirvienta de origen galo. La empleada llegó a Dinamarca para vivir en un hogar aldeano, con las hijas de un difunto pastor.

Está contextualizada en 1871, en un pueblo donde las creencias estaban bien marcadas. Allí, los gustos eran considerados mundanos y vistos como pecado. Independientemente de lo expuesto, Babette, la francesa, se ganó una lotería y decidió utilizar el dinero para hacer un festín con platillos de su tierra y que los daneses pudieran degustar algo nuevo. Al principio, la idea no cayó muy bien a los pobladores, pero ningún cuerpo es capaz de resistirse a las noblezas de la madre de la gastronomía.

babette

Fue galardonada como Mejor Película de habla no inglesa, en 1988, por los Premios Oscar y los BAFTA. A su vez, se ganó una mención especial de jurado en el Festival de Cannes.

Voces prominentes

Además de ser un excelente ejemplo de la industria fílmica, es referencia por su moraleja. Incluso, es reconocida como la primera cinta en ser mencionada en un documento papal. Esto porque El festín de Babette es la favorita del papa Francisco, pues la ve como un modelo a seguir en cuanto al significado de felicidad. En entrevistas a otros medios, el sumo pontífice ha manifestado que esta historia muestra lo maravilloso de poner primero el goce de los demás que los lujos individuales.

babette

A su vez, la chef Mercedes Oropeza, en una entrevista para Cocina y Vino, dejó saber que este filme es su preferido y que siempre que la ve nota algo distinto que no había percibido en otras ocasiones.

Sin duda alguna, lo expuesto son razones suficientes para disfrutar de una película histórica, divertida y conmovedora.

También le puede interesar: Tipos de caldos, los mejores aliados del cocinero

Comments

comments