BIENVENIDO A COCINA Y VINO!

Lavanda, sus usos en la cocina

lavanda-cocina

La lavanda es una planta de flores pequeñas, que se cree oriunda de la región mediterránea y de la cual existen varias sub especies. Sus aceites esenciales han sido usados en cosmética y perfumería desde hace mucho tiempo, y por su puesto, gracias a su particular color y textura aterciopelada, su uso como planta ornamental está muy difundido.

En esta ocasión, hablaremos de los usos de la lavanda en un campo distinto, la cocina, donde desde hace un tiempo, ha sido recibida con los brazos abiertos. Eso sí, si decides usar lavanda en tus recetas, asegúrate de que no está rociada con pesticidas, preferiblemente, utiliza la del jardín de alguien conocido (o siémbrala en el tuyo).

lavanda-cocina

Aunque no lo parezca, la lavanda es miembro de la misma familia que la menta, y es "pariente lejana" del romero, la salvia y el tomillo. Es buena idea usarla para complementar estas hierbas, pues combina de forma muy agradable, ya sea seca o fresca. También puede usarse junto a hinojo y orégano, con buenos resultados. Un poco de lavanda en un ramo de hierbas para condimentar un pollo o pavo será una excelente adición.

Es importante recordar que la lavanda, aunque delicada, posee un sabor amargo se se usa en exceso, por lo que mantén tus recetas con lavanda suaves, para sacar lo mejor de esta flor (y evitar la sensación de "comer perfume").

Algunas florecillas de lavanda pueden incorporarse a la masa de un pan, panquecas o ponqué casero, o pueden mezclarse con azúcar y guardar en un frasco para perfumar el dulce. Un té negro con leche y un poco de azúcar de lavanda es una deliciosa experiencia. También puedes infusionar lavanda, lo cual produce una bebida con propiedades calmantes.

¿Quieres darle un toque romántico a una ocasión especial? Coloca una florecilla de lavanda en una copa de champagne, o úsala para decorar un postre blanco como un mousse o panna cotta.

comments

@Cocinayvino

Receta de Pata e grillo, paso a paso de este plato larense